PRADERA NATURALES

Formación herbácea densa con poca presencia de árboles.

Es el paisaje típicamente americanos, son naturales y de gran extensión.

Se ubica en zonas de clima templado oceánico, templado de transición y frío oceánico.

Los campos, a la vista, puedan parecer monótonos.

El factor limitante de la pradera es el agua.

El promedio anual de precipitaciones llega a 600 mm3.

En las zonas más húmedas, donde las lluvias se equilibran con la evaporación desde el suelo desnudo y la transpiración de las plantas, abundan las hierbas altas.

A medida que las precipitaciones disminuyen, las hierbas son más bajas y la pradera termina convirtiéndose en estepas y semidesiertos.

Las praeras del Río de la Plata constituyen una de las áreas más extendidas de praderas naturales en el mundo, abarcan una región de 70 millones de hectáreas, entre el este de Argentina, Uruguay y Río Grande do Sul en Brasil.

Antes de la agricultura, los campos fueron continuamente controlados por grandes manadas de herbívoros.

Los desechos fecales de estas manadas enriquecían el suelo y permitían a la naturaleza sustentar una amplia diversidad de animales silvestres.

La mayoría de los pequeños animales de las planicies estan adaptados a una vida subterránea, donde las condiciones a lo largo del año son relativamente estables.

Las praderas se encuentran en regiones templadas, sin temperaturas extremas, con promedios de 17º C.

Se diferencian claramente dos estaciones: con lluvias y con sequías (hoy no tan notoriamente por el calentamiento global).

Vegetación:

Árboles aislados rodeados de hierbas cortas y tiernas.

Ecosistema en el que las gramíneas constituyen la vegetación dominante.

Las plantas se adaptan al clima, de manera que algunas crecen en la estación cálida y otras en otoño y primavera.

Pueden existir más de 150 especies de vegetales en una pradera.

 

Fauna:

Comadreja, venado, liebre, tatú, mulita, perdiz, rapaces, zorros, zorrillos, etc.

Predominan los herbívoros.

Tienen hábitos saltadores, corredores y de mimetismo, ya que no se encuentran refugios naturales que los protejan.

Las praderas se emplean en la ganadería (pastos naturales), agricultura (forraje y cereales) y forestación (papelera).

         Se incluyen aquí las praderas propiamente dichas y todo tipo de pastizales.

         Estos son los ambientes más abundantes en Uruguay.

         Pocas praderas "naturales" no han sufrido en algún momento la presencia del hombre (roturación, quema, etc.).





Fatbirder's Top 500 Birding Websites